Lunes, 25 de  Marzo de 2019 / 12:10:33

Dale Gas...

 Nota de Opini√≥n del Lic. Javier Garc√≠a Guerrero.
Columnista Económico de LRA Radio Nacional Viedma y Mendoza, Radio Mitre, Radio Argentina, Radio Dolores, etc.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) ha determinado que incrementando los costos de construcción del 2 al 5 % sobre los de una vivienda tradicional, es posible reducir los consumos en calefacción y refrigeración en un 50%. La falta de aislamiento adecuado determina que los consumos domiciliarios patagónicos lleguen a triplicar en cantidad los de otras localidades situadas en latitudes y climas semejantes.

GAS AUMENTOC1

Como consecuencia de la artificial caída del 80% en términos reales de las tarifas residenciales operada entre 2001 y 2012 pudo observarse un aumento del consumo que en el lapso que medió entre 2003 y 2015 hizo crecer el consumo de gas natural en un 41%, el de energía eléctrica en un 58% y el de naftas en un 153%.

Sin embargo la apresurada afirmaci√≥n del actual Ministro del Interior Rogelio Frigerio al afirmar "Los gobernadores nos dec√≠an que era una locura porque ten√≠amos diez grados bajo cero en las provincias del sur y la gente estaba en remera en la casa o abr√≠a las ventanas de tanta calefacci√≥n que ten√≠an porque era gratis pr√°cticamente el servicio p√ļblico" es err√≥nea. La mayor√≠a de los patag√≥nicos no disponen de la calefacci√≥n necesaria, ni son las actitudes de despilfarro individual, las fuentes principales de la ineficiencia energ√©tica.

La preocupaci√≥n del estado nacional por el ahorro, podr√≠a manifestarse modificando la hora oficial en invierno y verano para aprovechar mejor la luz y las temperaturas seg√ļn las estaciones como hacen la mayor√≠a de los pa√≠ses. Podr√≠a establecer la obligatoriedad de incluir la Etiqueta de Eficiencia Energ√©tica como requisito excluyente de habilitaci√≥n de las viviendas, particularmente las vinculadas a programas sociales

Podr√≠a disponer la aplicaci√≥n de protocolos de actuaci√≥n respecto del uso de la iluminaci√≥n y calefacci√≥n en los edificios p√ļblicos, hasta llegar a la reducci√≥n del uso de corbatas para reducir los gastos de refrigeraci√≥n como hizo Espa√Īa, que cuando aument√≥ el precio del petr√≥leo redujo la velocidad m√°xima de las rutas, cambiando la totalidad de las respectivas se√Īales camineras.

Sin la posibilidad de aplicar impuestos inflacionarios variables, ni manotear Fondos Jubilatorios, la mayoría de los estados practica un prolijo control de sus gastos operativos e incorporando el uso de los recursos energéticos de que dispone con mayor abundancia, como Uruguay que ya alcanzado a autoabastecerse de electricidad con energías renovables.

La informaci√≥n sobre eficiencia energ√©tica agrega valor econ√≥mico, ambiental y social a los productos y servicios a los que se asocia, permitiendo al usuario, reconocer previamente el ahorro de las futuras facturas energ√©ticas que supone elegir un inmueble, un electrodom√©stico, una maquinaria, un autom√≥vil, etc. por encima de otro, como con ocurre con muchos alimentos que anuncian su contenido cal√≥rico o nutricional en las etiquetas de su envase.  

En muchos pa√≠ses los costos adicionales de mejoras en eficiencia energ√©tica en el sector privado son financiados a tasas diferenciales o con exenciones fiscales sobre la base de los ahorros para el erario p√ļblico que conllevan, de modo de promover su empleo y son acompa√Īados por campa√Īas de difusi√≥n para difundir modos ventajosos alternativos de regular las temperaturas, la iluminaci√≥n, las llamas, la velocidad, el uso del agua por las importantes ventajas que aportan a la comunidad.

Resulta audaz  e inaceptable pedir austeridad a los ciudadanos mientras el d√©ficit del sector p√ļblico y la inflaci√≥n anual se incrementan y se ampl√≠a el Ejecutivo a 26 Ministerios. Mientras se aumenta el endeudamiento p√ļblico a las tasas m√°s altas de Latinoam√©rica con excepci√≥n de las que afronta Venezuela. Con una inversi√≥n de Mu$s17, ENARSA Patagonia construy√≥ en 2014 una planta de fraccionamiento de gas licuado de petr√≥leo. Esta planta fue construida sobre terrenos que no pertenec√≠an a la sociedad y que en mayo de 2016 a√ļn no hab√≠an podido ser transferidos. Seg√ļn la Universidad Nacional del Comahue, la planta adolec√≠a de problemas en su construcci√≥n que imped√≠an su puesta en marcha. Pese a todos estos problemas en Diciembre de 2015 la planta ten√≠a personal dedicado y hasta un gerente general en Buenos Aires.

La deficiencia de los controles de las concesiones de las empresas hidrocarbur√≠feras como PAN, Chevron o Petrobras, las mermas observables en el transporte y distribuci√≥n de hidrocarburos, las corruptelas del gasto en subsidios e inversiones en energ√≠a que llevaron a la administraci√≥n nacional a expandirlos desde 1,2% del PBI en 2008 a 4,1% del PBI en 2015 son problemas pendientes que  aumentaron el d√©ficit fiscal, sin lograr disminuir siquiera las emisiones de gases de efecto invernadero que entre 2003 y 2015 crecieron 144%.

Los costos de transporte desde las Econom√≠as Regionales, podr√≠an reducirse un 25% mediante la utilizaci√≥n generalizada de GNC y a√ļn m√°s con  la actualizaci√≥n del parque automotor que en un 90% excede con la tolerancia oficial, el promedio de vida √ļtil aceptado en otros pa√≠ses.

El Ministro de Energ√≠a Aranguren, denunciado como presunto infractor de la Ley de √Čtica P√ļblica por sus tenencia accionarias de Shell, no ha explicitado ni debatido un Plan Energ√©tico Integral ni las intervenciones que desarrollar√° para mejorar la eficiencia en la generaci√≥n, distribuci√≥n y despacho, como podr√≠a ser el procesamiento de hidrocarburos en origen, pero ha anunciado nuevos aumentos para cubrir el 65% remanente del subsidio a las empresas seg√ļn las tarifas que les reconoce. En cualquier caso esos guarismos que no han sido expuestos a Audiencia P√ļblica como marca la ley, no pueden ser asumidos como costos inherentes e inamovibles de los cuadros tarifarios, ni pueden ignorarse las graves falencias de la gesti√≥n estatal verificadas y a√ļn vigentes, que afectan los costos, que se ubican entre los m√°s elevados del mundo.

Los recientes anuncios de dos nuevas centrales nucleares presupuestadas en Mu$s12.000 o la confirmaci√≥n de la construcci√≥n de las represas santacruce√Īas que con m√°s de Mu$s 5.000 de costo han sido adjudicadas, superando los costos de extensi√≥n y modernizaci√≥n del Canal de Panam√°, no son se√Īales de auteridad.  Tampoco se ha explicado c√≥mo se distribuir√° la energ√≠a adicional generada en una Provincia como Santa Cruz que no est√° en condiciones de absorberla y considerando que la modernizaci√≥n del sistema el√©ctrico de distribuci√≥n vigente en la Argentina, para equipararlo con pa√≠ses con niveles de ingreso y desarrollo semejante implicar√≠an una inversi√≥n de al menos Mu$s 67.000 antes del 2030 (Greenpeace)

La mora de los gobiernos en garantizar un buen aislamiento t√©rmico habitacional,  la cogeneraci√≥n y la integraci√≥n industrial reduciendo el 30% de desperdicio energ√©tico promedio (INTI), que desarticule los acaparamientos de garrafas, combustibles y lubricantes, que reduzca los subsidios a las petroleras (Mu$s8.000/a√Īo), reasigne los impuestos asociados a los combustibles (42% en la Argentina, 8% en USA) etc. son tareas pendientes que deber√°n comenzar a remediarse antes de agobiar a los estoicos ciudadanos, racionar el gas a los veh√≠culos o cortarlo a las industrias.

En un mundo que aumentar√° durante los pr√≥ximos 30 a√Īos el 50 % su gasto energ√©tico y que prev√© que los mayores incrementos su demanda se registrar√° en los pa√≠ses en desarrollo, la discusi√≥n para dejar atr√°s el carb√≥n y la le√Īa es impostergable

El uso de le√Īa para cocinar y calentar sus hogares, genera un humo de le√Īa que ha sido definido por la Organizaci√≥n Mundial de la Salud como ‚Äúel asesino de la cocina‚ÄĚ. Este humo ya ocasiona 1,5  millones de muertes/a√Īo adem√°s de m√ļltiples problemas que van desde las afecciones respiratorias y el c√°ncer al retraso mental. El 41% de los argentinos que habitan sobre la 3¬ļ mayor reserva hidrocarbur√≠fera del mundo sobreviven al frio usando le√Īa, que es provista en muchas provincias por el propio estado mediante el Plan Calor y similares, sin un control que asegure siquiera la calidad y cantidad de las entregas que insumen muchos millones de los presupuestos nacionales y provinciales.

El Gobierno debe comprender que con independencia del sendero estrat√©gico que elija para superar la encrucijada energ√©tica, antes de acusar de dispendiosa y demandar austeridad a la ciudadan√≠a, deber√° observar lo que dice el viejo proverbio √°rabe cuando afirma: ‚Äúsi quieres verme llorar, llora, si quieres verme re√≠r, r√≠e tu primero‚ÄĚ

Nota de Opinión del Lic. Javier García Guerrero.

Columnista Económico de LRA Radio Nacional Viedma y Mendoza, Radio Mitre, Radio Argentina, Radio Dolores, etc.

@JavierGGuerrero

Lo √ļltimo de Javier Guerrero

General Roca