Lunes, 19 de  Agosto de 2019 / 22:24:41

Llegó el salvoconducto Destacado

La vida de Alberto Weretilneck tiene un sinnúmero de vaivenes. Cuando parece que todo está perdido, aparece una solución. No es bueno vivir de esa forma.

Pagar los sueldos de agosto era imposible con los recursos propios. Algo que no sucedía desde hace años. Habría que ir hasta algún tramo del gobierno de Miguel Saiz para ver un panorama similar. En aquel entonces era Nación y la refinanciación de deuda la que auxiliaba en forma permanente.

Ahora, se llegó al extremo de tener que pedir 250 millones de anticipo de coparticipación para enfrentar el inicio del cronograma. Preocupante.

La idea de Carlos Soria, heredada por AW, de financiarse con recursos propios y “no arrodillarse ante Nación”, el cipoleño la archivó. Ya no importa ante quién arrodillarse con tal de cumplir con los estatales rionegrinos. Lo bueno es que los trabajadores son prioridad para la gestión.

La pésima administración de los dos últimos años empieza a sentirse. El dispendio electoral, los anuncios incumplibles, las promesas de campaña pasan factura. Y es carísima.

La falta de rigor en las cuentas públicas se suma a la falta de políticas de Estado, aunque hay que decir que la vigilancia de esas cuentas debiera ser una política de Estado. Hasta hace algunos días se anunciaba pomposamente desde los medios oficiales el éxito que lograba Río Negro colocando Letras del Tesoro en el mercado financiero. Parece que no lo era tanto.

Mientras todo depende de Nación, hay rebelión en la granja y problemas para resolver que son de fondo.

Los gremios ya no miran tímidamente ni se someten fácilmente. Cada uno elabora estrategias de lucha que se diferencian en las formas. El fondo es el mismo, la calidad laboral y la situación económica que cada día es más apremiante y angustiante APRA el trabajador. Y eso que no llegó el tarifazo de luz y gas. El que viene al galope es el del agua, aunque ese impacta menos en la vida familiar. Y si no se paga, Aguas Rionegrinas es permisiva y no corta el servicio. Ya llegarán a la Legislatura proyectos que indiquen la prohibición de cortar los servicios a las familias rionegrinas. Sólo es cuestión de esperar que la crisis se profundice.

La Marcha Federal fue un síntoma de lo que está pasando en el país. Fue contundente para todos menos para el Gobierno nacional que prefiere mirar para otro lado mientras las cosas ocurren. Hace recordar, en alguna medida, a las formas de Fernando De la Rúa.

Sin respuestas

El secuestro y muerte del policía Lucas Muñoz sigue siendo un puñal clavado en medio de la sociedad rionegrina. A las frases de rigor de los gobernantes (AW en exclusiva) le faltan las respuestas que la gente necesita. Mientras se desarrollan distintas estrategias para saber qué pasó, el Gobernador no toma el toro por las astas y da un golpe sobre la mesa. La cúpula policial y el comisariato bajo sospecha, deben ser echados de la fuerza. Hay que dar señales de autoridad que, vaya a saber porqué razón, AW se niega a mostrar.

Esta semana trajo como novedad las descripciones que se hacen de Bariloche en los medios nacionales y las formas de vida de Lucas Muñoz. Se investiga a la víctima para no ir a fondo del caso.

Definitivamente, según lo que se escucha y lee, la muerte del policía está relacionada a la trata y el narcotráfico. ¿Por qué no se transparenta desde el Gobierno? Se prefiere dar a entender que ir al grano y llamar las cosas por su nombre: En Río Negro hay narcotráfico.

Un paso adelante

Silenciosamente y mientras todos hablaban de otras cuestiones, Juan Carlos Scalesi es el único sindicalista que se llevó algo para el segundo semestre. Durante este período se completará el pago de la antigüedad a los estatales que es el uno por ciento que faltaba liquidar.

Se abonará en dos veces pero la UPCN se llevó el logro de poder modificar los ingresos de los estatales en momentos en que todo parece retroceder y cuando el Gobernador dice una y otra vez, no hay plata.

El resto de los gremios advierten preocupados el deterioro de los ingresos de sus afiliados. No encuentran los mejores caminos y, mucho menos, unificar el reclamo. Eso juega a favor del Gobierno que, aprovecha, y negocia con cada uno por separado las formas del conflicto.

Los números dicen que la situación será así hasta fin de año. Sólo un salvoconducto permanente hará posible mantener la tan ansiada paz social. Hay que estar atentos y ya pensar en diciembre.

Modificado por última vez enLunes, 05 Septiembre 2016 10:24
entrenamiento personalizado