Domingo, 17 de  Febrero de 2019 / 19:53:27

¡Aleluya! llueve plata en Río Negro Destacado

Mientras la crisis rionegrina se profundiza en todos los sectores, la política, los jueces y los integrantes de los órganos de control, ganan millones por año. Los excluidos todavía no se hacen oír.

Hace algunos meses, el Papa Francisco llegó a Estados Unidos en una visita que fue considerada como histórica por la cantidad de ciudades que visitó y los actos multitudinarios que hizo.

Al llegar fue recibido por el presidente, Barak Obama, y ante él exhortó a cambiar un "sistema" que excluye a millones de personas y a "rechazar la injusticia y la discriminación".

"Ese cambio requiere por nuestra parte un reconocimiento serio y responsable no solo de la clase de mundo que podemos estar dejando a nuestros hijos, sino de los millones de personas que viven bajo un sistema que los ha excluido", agregó.

"Como hijo de inmigrante estoy feliz de ser huésped en este país forjado por esas familias, familias de inmigrantes", destacó el Papa en la apertura del discurso en inglés.

El Papa argentino eligió cerrar su discurso citando al histórico líder estadounidense Martin Luther King: "Podemos decir que dejamos adeudado un pagaré y ahora ha llegado el momento de saldarlo".

Francisco condensó en esas frases lo que ocurrió esta semana en la Argentina.

Ante esto, la política se despreocupa y se mira el ombligo para fijarse sus salarios, sin importar el otro.

Si bien el escándalo devino al conocerse el incremento salarial de los diputados y senadores nacionales, sería bueno hacer un examen de lo que sucede en Río Negro.

La injusticia es de tal magnitud que todo saltará en mil pedazos el día que se conozcan los salarios de la política, los jueces y magistrados y los órganos de control interno y externo.

Hay una disparidad con el trabajador que es aterradora y debiera preocupar por las diferencias.

En definitiva, la pobreza no es el problema sí lo es la forma de distribuir la riqueza.

En la enumeración salarial el único que debiera quedar excluido es Alberto Weretilneck y sus más de cien mil pesos. El resto no puede justificar sus inmensos sueldos que no se condicen con el trabajo que hacen. No tienen horarios, no asumen responsabilidad, usan todas y cada una de las prebendas del Estado y, en muchos casos, tienen garantizados el resto de sus días.

Es injusto que los rionegrinos no puedan acceder a la información que cada poder cierra bajo siete. Si se supiera que cada legislador le significa cientos de miles de pesos por mes, la reacción sería diferente. Si cada rionegrino que siente que no hay Justicia supiese que un juez ingresa por mes más de cien mil pesos y, si algún día, se enterase que los integrantes de los órganos de control embolsan millones por año, seguramente el sistema se vería lesionado. Es por eso que son incapaces de dar a conocer lo que ganan. Es vergüenza y culpa.

Todo a medida

Sesionó la Legislatura y el oficialismo se llevó dos aprobaciones indispensables y necesarias. Por un lado, el pliego para que el Patagonia siga siendo el agente financiero de Río Negro. Eso conlleva que las ganancias de los brasileños seguirán siendo extraordinaria con el guiño cómplice de los gobiernos rionegrinos. Es, el Banco Patagonia, el que generó la dependencia del Estado para que este nunca se pueda ir. Otra vez la injusticia pone su mejor cara porque son los banqueros los que exprimen a cada uno de los que tiene cautivo quizás para toda la vida.

De la mano del pliego llegó la autorización para seguir endeudándose para AW. Ya no hay límite y lo más grave es que es para pagar salarios y gastos corrientes. Un despropósito ya que se ingresó en la vorágine de endeudamiento de la que no se saldrá. Como dice el macrismo respecto a los K, esta será la pesada herencia del próximo gobernador que, todo indica, no será AW.

La votación del pliego del agente financiero mostró las grietas insalvables que tiene el bloque del Frente para la Victoria desde su propia génesis. Ahora, será difícil justificar lo evidente.

También aparecieron, en el seno del Gabinete, números del encuestador oficial; el hombre que vive para hacer feliz a AW.

Los indicadores no son los que supieron ser y advierten que imagen no es lo mismo que intención de voto. Preocupación en todos.

Mientras todo esto ocurre, la obra pública desaparecerá del Presupuesto 2017; los productores del Alto Valle desconfían del Gobierno, la crisis social se profundiza en las grandes ciudades y todos se pintan la cara para declarar la guerra.

Lo único que no cambia son los sueldos de los privilegiados. Para ellos, todos los meses, llueve plata.

Modificado por última vez enLunes, 07 Noviembre 2016 08:58
General Roca