Lunes, 19 de  Agosto de 2019 / 22:23:07

Todo es penas y olvidos Destacado

 
Don Alberto suma problemas que no son otros que los del gobierno nacional. Para nada tienen respuesta y las soluciones tardan en llegar. La cuestión salarial debiera ingresar en una etapa de definiciones.
 
No habrá más penas ni olvidos es una de las novelas geniales del “gordo” Soriano. La publicó en un momento álgido de la historia argentina y conoció el cine de la mano de Héctor Olivera. Fue una reflexión sobre aquellos tiempos turbulentos que marcaron a fuego a varias generaciones.
Muchos, recordarán una de las frases que inmortalizó Ulises Dumont en la versión cinematográfica: si yo nunca me metí en política, siempre fui peronista. Una joya literaria.
La Argentina de Macri se debate entre la pena y el olvido, y contagia. 
Tuvo el Gobierno de los CEOs una semana para el olvido. Lunes con la mayor marcha docente desde la Carpa Blanca (menemismo), una de las más grandes movilizaciones obreras que los medios y las corporaciones intentaron opacar por los hechos de violencia. Aparecieron los números de la pobreza cero de Macri y crece en forma escandalosa. Tuvieron que dar marcha atrás con Avianca para evitar otro escándalo pero lo mismo se avecina con Flybondi, una empresa trucha de un integrante del gabinete. La inflación, otra vez desbocada, llegó al 2,5 % acumulando casi el 4 en dos meses. Contra eso proponen un aumento salarial del 17%. Ridículo.
 El olvidadizo
A Don Alberto en Río Negro no le va mejor que a Macri. Todos los indicadores que le acercó Economía en los últimos días son deficitarios. Las encuestas también.
La semana no fue buena en noticias. Desde el lunes todo lo que llegó al despacho fue un eslabón más de la desilusión. Ni siquiera el “triunfo” de Jimena Pesquero le permitió una sonrisa. Es que siempre supo que no era real y que el costo fue demasiado alto.
Lunes de cortes de rutas y docentes sin dar clases y ahora vienen cuatro días de paro nacional durante marzo. Mientras, el Gobierno de Don Alberto vive en otro mundo y hace publicidad con la Nueva Escuela Secundaria.
El viernes el remate fue la visita de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, la misma que cuando fue ministra de la Alianza descontó el 13% a los jubilados.
La supuesta inauguración de un edificio público fue la muestra elocuente de la jerarquía de los hombres de la política. 
Imperdonable que nadie haya reconocido a dos personas que fueron artífices del edificio de la calle Colón en Viedma, donde funcionará una de las delegaciones de la Prefectura. Miguel Pichetto y el prefecto retirado Carlos Fernández merecían que, aunque sea al pasar, se los nombre y se les agradezca. Fernández fue el ideólogo de jerarquizar a la región con el traslado, Pichetto el gestor de semejante inversión en la capital rionegrina y, CFK, la que dio el visto el bueno. Ninguno fue nombrado. Todo es olvido, una pena.
Al límite
Don Alberto es padre y esposo. A esas dos mujeres les deberá dar las explicaciones sobre el caso López. 
Durante la semana, cometió la máxima torpeza: igualó el supuesto abuso deshonesto del legislador con un accidente de tránsito. El audio de la radio roquense impactó y resultó una  explicación que no es propia de un Gobernador.
El caso López marcará para mal a la gestión de Don Alberto. El empecinamiento en justificarlo y mantenerlo “hasta que la Justicia” lo indique, puede ser una trampa de la que le puede costar salir a todo el Gobierno.
Al límite también está con los gremios, a los que no llama a dialogar por los salarios atrasados. Si no lo hiciera esta semana se sale de la fecha de liquidación, por lo que, comenzarían a regir desde abril para cobrar en mayo. Un dislate más.
Los gremios, a esta altura del año y con el deterioro de los ingresos de los empleados públicos, no pueden seguir emitiendo comunicados de guerra. Los comunicados no aumentan los salarios.
 Al límite está la inexistente causa del asesinato de Lucas Muñoz, el policía que prestaba servicios en Bariloche. Ante la falta de respuestas de la Justicia y el Gobierno, empieza a producirse un problema en las bases de consecuencias impensadas.
Al límite están los números que acercó Isaías Kremer. Buena respuesta de la recaudación por el pago anticipado de impuestos y ahora las arcas están más flacas que nunca.
Al límite está Horizonte Cía. de Seguros y el próximo anuncio de asociación integral con opción de venta a La Caja sólo es cuestión de tiempo.
Al límite está la seguridad. En un par de semanas Don Alberto anunciará el cambio de Jefe de Policía. Parece que no lo hizo todavía porque no puede encontrar a Altuna para comunicárselo. La fuerza está desarticulada y anarquizada. Que se suma a la inseguridad reinante que ya es intolerable. Ni que decir de la venta de drogas que ya alcanza niveles superlativos sin que nadie haga nada. 
En la provincia de Don Alberto se festeja, en el siglo XXI, la instalación de un cajero automático.
Lo que se respira son penas y olvidos.
Modificado por última vez enLunes, 13 Marzo 2017 09:32
entrenamiento personalizado