Lunes, 19 de  Agosto de 2019 / 22:24:37

De los arrepentidos se sirve Dios

Palmieri candidato a diputado nacional. Pichetto el único abrepuertas en el Gobierno nacional. Gremios que negociaron salarios a la baja. Plan Castello como único refugio de Don Alberto.

La Argentina discurre por lugares increíbles. Esta semana todo pasó por el cruel, sanguinario y abominable asesinato de Araceli y el ¡vestido! de Juliana Awada, la primera dama que copió un modelo y fue tema de debate en todos los medios de comunicación. Como si eso fuese importante.

Es que el viaje del Presidente Mauricio Macria Estado Unidos fue casi de egresados y no hubo mucho para contar, salvo la gestión por los limones tucumanos.

El país de 2017 se parece, cada vez más, al de los 90. Todos los que apoyaban en forma ortodoxa a Carlos Menem, el liberalismo y su ajuste, una década después (crisis del 2001) se arrepintieron y fueron incorporando un discurso “progresista” para intentar volver después del que se vayan todos. Y lo lograron.

Hoy, sin necesidad de hacer un ejercicio de memoria, se siente la misma sensación. Fábricas que cierran, pérdida de trabajo, caída estrepitosa de la calidad de vida, servicios inaccesibles, renta financiera extraordinaria, transferencia de recursos, pobreza en aumento, consumo que desaparece al ritmo de la caída salarial, mercado interno devaluado, política ausente, violencia sin fin, inseguridad, droga y consumo, educación devaluada, producción sin esperanzas…

Río Negro es parte del país y no está exento de la realidad global. Y no hace nada para modificarlo; por el contrario, se convierte en el alumno dilecto del Gobierno nacional y recorre el mismo camino. Ese será el primer arrepentimiento de Don Alberto que, increíblemente, sigue pregonando su independencia de Nación cuando dos veces por semana se arrodilla ante funcionarios nacionales para mendigar algo, cualquier cosa.

Palmieri, candidato
El especialista en números ya está instalado como candidato a diputado nacional. Recorre la Provincia, promociona el absurdo Plan Castello pueblo por pueblo, habla de todos los temas, incluso de Rubén López.

La gestión de Don Alberto pone los recursos, y Palmieri la voluntad. El amigo de Manu Ginóbili y ex funcionario de Carlos Soria, no trepida en defender racionalmente a la gestión y, tibiamente, ser crítico del gobierno nacional en virtud de conocer los números y recursos. El Gobierno no lo dice pero sería una decisión tomada que el roquense muestre los dientes y sea considerado el mejor para disputarle General Roca a los Soria. Don Alberto sueña con un triunfo en Roca y gastará hasta lo que no tiene con tal de lograrlo. Empresa difícil.

Pichetto, otra vez
El senador nacional se volvió a convertir en la llave para entrar y gestionar ante el Gobierno nacional.
Ante la ineficiencia de los Cambiemos rionegrinos, debió llevar a los constructores (patrones y empleados) a los despachos oficiales para que les vuelvan a prometer viviendas para Viedma.

Hasta hace un par de semanas, José Luis Foulkesse jactaba ante los medios amigos que: ya no nos hace falta tener intermediarios (Pichetto) ni gestores para llegar al Gobierno nacional, lo hacemos solos. Parece que, una vez más, un intendente devaluado no logra sus objetivos y el Senado es la puerta de ingreso.

Sueldos a la baja
Esta semana que culminó se cerraron las paritarias en el Estado rionegrino.Todos aceptaron salarios a la baja y se arrepentirán en el corto plazo. Salvo ATE (Rodolfo Aguiar) mantiene la lucha, el resto prefirió la negociación silenciosa sin participación de las bases.

Como siempre, el que se lleva las palmas es Juan Carlos Scalesi (UPCN) que, inteligentemente, logró el mejor aumento. Fue la nave insignia de los estatales y todos quedaron por detrás del histórico dirigente. Marcó una forma de negociación que puede ser cuestionada por el estilo pero el resultado final es altamente positivo. Igual, pudo ser mejor en cuanto a porcentajes ya que la inflación se consumió el salario del año pasado y en este no parece detenerse. Según el FMI sería del 25,6%.

La Unter, con sus idas y vueltas, finalmente aceptó el 23% y lejos quedó la aspiración del 35% con que arrancaron el conflicto. Además, tendrán descuento de los días de paro, por lo que se convierte en pobre el aumento y dudosa la capacidad de negociación de los dirigentes.

Los combativos dirigentes de Sitrajur quedaron rezagados aunque quedan protegidos por el paraguas de la excelencia de los salarios judiciales. Es cierto que el volumen, en pesos, del aumento puede parecer espectacular pero la inflación es igual para todos.

Los que también cerraron su paritaria son los municipales de toda la provincia. Números y forma de aumento que, en muchas ciudades, se acerca a la vergüenza. Algunos festejan el 21%; son los que se arrepentirán dentro de poco.

Río Negro y Don Alberto enfrentan el proceso electoral con la “paz social” garantizada. Lo imaginaba hace algunos meses pero entendía que los cierres serían menos conflictivos.

El Gobernador es el único que sabe y lee la realidad en todas sus formas. Tiene el temor de una derrota en octubre y que el sueño de la re reelección sea una utopía. Confía en el Plan Castello pero duda de su llegada a tiempo. La crisis que visualiza sabe que lo puede afectar en imagen y gestión. Su encuestadora amiga ya se lo hizo notar.

Mientras, irá a fondo con el endeudamiento, total la pagarán los nietos de la dirigencia política y de los rionegrinos.

Un hombre como Don Alberto, sabe que nunca es tarde para arrepentirse y que Dios se sirve de ellos.

Modificado por última vez enMartes, 02 Mayo 2017 13:57
entrenamiento personalizado