Logo
Imprimir esta página

Pedagogía entre peredes

Pedagogía entre peredes

Por Martín Díaz

El acceso a la educación y al conocimiento “son un bien público y un derecho personal y social, garantizados por el Estado”. Al menos así lo establece la Ley de Educación Nacional N° 26.206. Aunque, si bien en la provincia de Río Negro el derecho a la educación está garantizado, se han comenzado a notar una serie de inconvenientes estructurales o de infraestructura de algunos edificios escolares en diversas regiones del territorio. Por estos días, las redacciones de los diarios y agencias de noticias se han visto abocadas a cubrir este tipo de eventos que ponen en jaque de manera permanente a las autoridades del Ministerio de Educación.

Los problemas estructurales se extienden desde el CET 29 de la localidad de Luís Beltrán, que reclama la finalización del comedor y diversas dependencias, pasando por la Escuela N° 82 de Sierra Colorada, que solicita un laboratorio, más aulas y una biblioteca, los jardines 4 y 30, las escuelas 23, 299, 342, 172, los CET 8 y 14 de la ciudad de Allen, que requieren mantenimiento y refacciones urgentes, pasando por las fugas de gas y retiro de medidor en el CEM 22 de Guardia Mitre o problemas edilicios en el CEM 4 de Viedma y la lista continúa con otras escuelas en ciudades como Sierra Grande, Villa Regina, Mainqué, Cinco Saltos y El Bolsón, entre otras. Goteras, desperfectos eléctricos, techos defectuosos, ventanas rotas, sanitarios deteriorados, artefactos y red de gas viejos y obsoletos, son parte de una larga lista de fallas que afectan los edificios.

El gremio UNTER hizo sentir su reclamo, durante esta semana. Denunciaron ante medios de comunicación, frente a la defensoría del pueblo, como así también en la cartera respectiva, que muchos establecimientos educativos no se encuentran en condiciones edilicias aptas para el desarrollo normal de clases. Pero no solo el gremio se hizo sentir en el reclamo, centros de estudiantes llevaron adelante protestas y reclamos que trascendieron los medios de comunicación e incluso llegaron al orden judicial para garantizar el derecho a la educación en condiciones dignas. Algunos de ellos les recordaron a las autoridades que no se trata de un capricho malintencionado, en los artículos 84 y 85 de la Ley de Educación Nacional se establece que “El Estado debe garantizar las condiciones materiales y culturales para que todos/as los/as alumnos/as logren aprendizajes comunes de buena calidad… Para asegurar la buena calidad de la educación… Dotará a todas las escuelas de recursos materiales necesarios para garantizar una educación de calidad, tales como infraestructura, equipamiento…”

El invierno muestra sus dientes. Pronto el clima se tornará más impiadoso y aún resta una veintena de inconvenientes por resolver que imposibilitan el normal dictado de clases en muchas regiones. Esto también desvela al gremio docente, quien hizo presentaciones judiciales conjuntamente con los estudiantes.

Ponen en manifiesto que la Subsecretaría de Coordinación no brinda las respuestas necesarias, el dinero destinado para ello es escaso, no hay una planificación ordenada de las reparaciones, denuncian que solo se cubren baches y esto no es suficiente.

El 80% de los edificios educativos cubren tres turnos escolares de manera constante, matutino, vespertino y nocturno, en ellos transitan centenares de alumnos y docentes durante 16 hs al día, siendo esto una carga pesada para la infraestructura. Por lo cual cabe la pregunta ¿Qué tiempo queda para las reparaciones menores? Del 80% el 60% se trata de edificios que poseen una antigüedad promedio de 25 años, lo cual complejiza aún más la situación dada la degradación propia de los edificios. Lógicamente, en este escenario, “se atienden las coyunturas”, reclaman desde UNTER.

Otro inconveniente a destacar es que en muchos casos el mantenimiento escolar quedó descentralizado, ya que son los municipios, mediante convenio, quienes deben realizar obras y refacciones en los edificios escolares. Y a veces el dinero llega muy por detrás de los problemas a solucionar.

Para poder reparar los inconvenientes y remediar los problemas estructurales se requieren edificios nuevos, asegura el gremio. Y sostienen que no habrá solución hasta que los viejos edificios descansen al menos un turno para realizar las reparaciones menores o trasladar el alumnado a otros centros para efectuar tareas complejas que conlleva, muchas veces, meses de obra.

El Plan Nacional “Más Escuela”, perteneciente al Ministerio de Educación de Nación, dejó de existir en el mes de enero del año 2016. Este Plan enviaba dinero a las provincias para que se ejecuten obras escolares y se creen nuevos edificios dada la demanda. Con él, la provincia contaba con dinero para fundar nuevas escuelas y jardines de infantes, pero su disolución oscurece aún más el panorama y complejiza la situación.

La infraestructura es una variable relevante de la educación de niños y jóvenes. Pasamos del ágora al aula y este salto cualitativo merece que pongamos atención a lo estructural, ya que la calidad de lo contextual contiene, conforta, pero también educa. Porque, finalmente, como diría el poeta José Martí ¿Qué una escuela? Pues bien: “Una escuela es una fragua de espíritus”.

Modificado por última vez enMartes, 29 Mayo 2018 10:48
Template Design © Joomla Templates | GavickPro. All rights reserved.