Jueves, 23 de  Mayo de 2019 / 20:51:09

Del “yo me borré” de Casildo Herrera al “me equivoqué" de Alberto Weretilneck Destacado

Situaciones diferentes aunque los iguala la conducta. Weretilneck pidió disculpas a los familiares del policía asesinado por haberse ido de Bariloche el día que apareció el cuerpo de Lucas Muñoz.

Casildo Herrera fue uno de los tantos dirigentes gremiales que tuvo el peronismo a lo largo de su historia. Pero difícilmente se lo recuerde por sus actividades dentro del gremio textil, sino por una frase que pasó a la posteridad.

Entre las muchas acciones que desarrolló en su vida sindical, Herrera fue uno de los promotores de la huelga general realizada en 1975 por la CGT, la primera que la central gremial le hacía en la historia a un gobierno peronista, y que mostraba la descomposición política que atravesaba la gestión de Isabel Perón.

La huida: Herrera viajó a Uruguay el 23 de marzo de 1976, un día antes del golpe, en un catamarán que hacía el servicio diario. Pero siempre sostuvo que su viaje fue tres días antes y con motivo de una reunión gremial.

Fue el último secretario general que la CGT tuvo antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, y en la memoria colectiva se lo recuerda por una frase:

Periodista: “¿Qué pasa en Buenos Aires, Herrera?” Herrera: “Ah, no sé, yo me borré”.

En Montevideo estuvo detenido a pedido de los militares argentinos. Pero consiguió refugio en la embajada mexicana, la que le permitió llegar a Madrid donde permaneció exiliado más de siete años.

Su regreso se produjo el 30 de noviembre de 1983, poco antes de la asunción de Raúl Alfonsín.

“Me equivoqué”

Después de perder todo contacto con la familia, Alberto Weretilneck decidió entrevistarse con los Muñoz para hablar de la causa por la muerte Lucas.

Es que hubo un hecho muy particular: el día en que se encontró el cuerpo del policía asesinado, el Gobernador estaba en Bariloche acompañado por el Ministro de Justicia. Y tomó la peor de las decisiones.

Se fue de la ciudad casi de noche, como si se tuviera que esconder de algo desconocido pero que lo atormentaba.

Evidentemente, el mandatario no tuvo el temple necesario para enfrentar una situación extremadamente dura: que le hayan secuestrado y asesinado a un uniformado. Y que se lo hayan “tirado” en un lugar ya rastrillado, perfectamente aseado y con su uniforme.

Tras la audiencia con AW habló el hermano de Lucas y señaló que el Gobernador: "explicó el motivo por el cual se había alejado, pidió disculpas y dijo que estaba mal lo que había hecho". Según informó Muñoz, el gobernador argumentó que se fue de Bariloche el día que encontraron el cuerpo por diferencias con los abogados querellantes, Alejandro Pschunder y Karina Chueri.

El argumento dado por el Gobernador, es sin dudas, poco feliz y no se condice con el hombre que eligieron los rionegrinos para conducir los destinos de la Provincia.

Modificado por última vez enJueves, 15 Septiembre 2016 20:49
Inicia sesión para enviar comentarios