Martes, 18 de  Mayo de 2021 / 14:39:33

Piden eximición de pago de créditos para productores de la región sur y zona andina

El legislador del Frente de Todos, Alejandro Marinao, junto a su par Luis Noale y la presidenta del bloque María Eugenia Martini, pidieron a Nación y Provincia que los productores se eximidos del pago de préstamos otorgados entre 2018 y 2020.

Además, solicitan que todas las herramientas para la convocatoria 2021 y mientras dure la situación de emergencia sean transformadas en aportes no reintegrables con el objeto de mitigar las pérdidas sufridas en estos años. En el caso nacional, se trata los créditos establecidos por la Ley N° 25.422, mientras que en el plano provincial son los que corresponden a los Planes Ovino y Caprino.

Los tres integrantes de esa bancada recordaron que “en 2001 se sancionó la ley Nº 25.422 que fomenta el aumento de los ingresos netos y el valor agregado de los ovinos en pie y sus derivados, el incremento de la comercialización, un fuerte impulso a las herramientas de modernización tecnológica y la mejora del status sanitario de las majadas”.

Por su parte, la Unidad Ejecutora Provincial (UEP) de la Ley Ovina Río Negro aprobó para la convocatoria 2020 proyectos para la producción ovina superior a los 17 millones de pesos. La UEP acordó que, “debido al difícil contexto y la incertidumbre en la comercialización de lana, es necesario poner en primer lugar las solicitudes de prefinanciamiento comercial de las organizaciones de productores, seguidas de las inversiones en captación, acopio y distribución de agua, en congruencia con lo consensuado en ejercicios anteriores, dando prioridad a los productores que acceden por primera vez a los beneficios de la ley ovina”.

El gobierno provincial reconoció el año pasado que “la situación particular en la que se desarrolla la presente zafra, con un mercado internacional deprimido, con los inconvenientes que genera la pandemia de COVID-19 y ante las nevadas extraordinarias que afectaron a la región, hace que se deba implementar una herramienta que ayude al productor a afrontar parte de los costos de la actividad”.

Según la información del Ministerio de Producción y Agroindustria de Río Negro “la provincia tiene algo más de 3.500 productores ovinos. Por los datos que maneja el área, hay zonas complicadas y otras en una situación de extrema gravedad; los menos perjudicados son 2.800 y, los del segundo grupo, los que necesitan un auxilio inminente, llegan a mil. Localidades como Comallo, Pilcaniyeu, Ñorquinco, Clemente Onelli , Mencué, Laguna Blanca y Paso Flores, entre otras, se encuentran en una situación más que delicada. Al ser un cordón montañoso de más de 1.200 metros sobre el nivel del mar, la acumulación de nieve las perjudicó al extremo. A eso se sumó el corte de las rutas provinciales, que dificultó la llegada de suministros”.

Por esos motivos, el gobierno nacional estableció como zona de emergencia o desastre agropecuario desde el 1 de julio del 2020 y hasta el 31 de julio del 2021 a los Departamentos de Bariloche, El Cuy, Ñorquinco, Pilcaniyeu, 25 de Mayo y 9 de Julio.

Por su parte, la Provincia emitió el Decreto N°742/20 que declara el estado de Emergencia y Desastre Agropecuario en los mismos departamentos y, recientemente, el Nº 91/21 que hace lo propio, aunque por los incendios, desde el 23 de enero de 2021 y por el término de un año en el Departamento Bariloche.

“Las inclemencias climáticas adversas, con intensas nevadas profundizaron la delicada situación socio económica de la región que ya arrastraba el impacto de un periodo de feroz sequía que provocó que los productores de la zona deban tomar créditos, a cuyos compromisos no pueden hacer frente en el actual contexto, no por falta de voluntad de pago sino por la merma en la productividad y por ende, en la rentabilidad del sector”, expresó Marinao.

Por ello, en febrero pasado, el concejal del Frente de Todos de Comallo, Gastón Etchechuri, planteó a través de un proyecto de comunicación la necesidad de reconvertir los créditos otorgados, en el marco de la ley ovina, en aportes no reintegrables, canalizando los planteos efectuados por productores de la zona ante la imposibilidad de hacer frente a las devoluciones pautadas. Marinao tomó contacto con productores afectados en la Región Sur, Noale con ganaderos de Valcheta y Martini recorrió las zonas afectadas en la precordillera y recibió la preocupación de los campesinos.

Otro condicionante en la economía del productor o de la productora ovina es el cobro del incentivo del Programa Manejo de las Poblaciones de Predadores en el marco del Plan Ovino y Caprino de Río Negro, cuyo punto 3 del Reglamento para el pago establece que “el productor podrá cobrar el incentivo siempre que no presente deudas sin regularizar en créditos productivos del Plan Ovino y Caprino, Ley Ovina y Ley Caprina, entre otros. La autoridad de aplicación enviará un listado de morosos, en caso de tener dudas el beneficiario deberá consultar a la autoridad de aplicación previo al pago del incentivo”.

Durante el periodo 2016-2020 se otorgaron en Río Negro, en el marco de la Ley Ovina, 51 aportes reintegrables por un monto aproximado de 23 millones de pesos de los cuales 41 fueron a productores para mejoras prediales o compras de vientres, 2 a empresas de esquila para equipamiento y 8 a organizaciones de productores para prefinanciamiento comercial de lana, con un recupero del 65%.

La Coordinación Nacional de la Ley Ovina, en tanto, a diciembre de 2020, contempló una prórroga en los vencimientos en el marco de la pandemia, y que se contemplan las solicitudes de prórrogas por emergencia agropecuaria dictadas a raíz de las intensas nevadas.

“Resulta imprescindible plantear, en el marco de la presente emergencia agropecuaria y la extrema situación socioeconómica y productiva que atraviesa el sector ganadero ovino, la necesidad de reconvertir las líneas crediticias otorgadas en aportes no reintegrables o eximir de la devolución y, así, permitir la regularización y estabilidad del productor o productora”, concluyó Marinao.

Inicia sesión para enviar comentarios
entrenamiento personalizado